Etiquetas

, , , ,

Óscar Fernández Camporro ha escrito Un hombre sin prisas. A priori, te puede parece una novela sin más. Pero si te decimos que es una mezcla de novela negra, fantástica e histórica, ¿cómo se te queda el cuerpo? Y ya cuando veas su portada… Así que le hemos pedido que nos cuente cómo fue el proceso de elaboración de dicha novela. Haz clic en sigue leyendo. Nos lo agradecerás.

Como preámbulo, y para que no te coja por sorpresa, ahí van unas pinceladas del argumento de la novela:

“Brian Johnson, el propietario de una granja en California, lleva una existencia tranquila desde hace muchos años. Pero su paz termina abruptamente por dos acontecimientos: por un lado, su amigo Edgar Williams, en su lecho de muerte y rodeado de sus seres más queridos, le ha dirigido a su nieta, Darlene, un turbador mensaje: «contádselo»; y por el otro, unos hombres violentos han desatado un conflicto con los Williams, a los que Brian considera como su última familia.

En efecto, la paz de Brian se ha terminado. Y Brian, a su vez, se verá obligado a despedazar la paz de otros”.

¿Qué? Ahora es el turno de Óscar Fernández Camporro, que te va a contar cómo fue la concepción de Un hombre sin prisas:

“Cuando terminé mi sexta novela, me di cuenta de que en realidad yo quería escribir otra cosa.

Y Un hombre sin prisas era esa cosa.

Un hombre sin prisas Óscar Fernández Camporro Ediciones LacreHabía dedicado dos años de intenso trabajo para escribir esas seis novelas, todas protagonizadas por los hermanos Eastwood, que definen lo que yo mismo he denominado Mundo Riverthree. Seis novelas. Una tras otra y, a veces, de forma solapada. Sin pensar en nada más. Pero, cuando al terminar la sexta, se asentó mi turbado cerebro, tuve tiempo para planear ‘Un hombre sin prisas’. Y esta es la novela que, a nivel personal, me convirtió en un autor.

Pero no me resultó sencillo escribirla. Más bien, al contrario. Me había propuesto contar algo sobre un tipo excepcional. Y lo que en principio era crear a ese personaje y elaborar su historia, poco a poco se fue transformando en una narración mucho más compleja.

Podría extenderme comentando aspectos sobre la estructura narrativa, los cambios de estilo, la profundidad de los personajes, el desarrollo y confluencia de las tramas o el tratamiento del tiempo. Pero no lo haré. Solamente intentaré exponer esa complejidad enumerando los géneros de esta novela: negra, fantástica e histórica. Un arriesgado cóctel.

Esta combinación de géneros, que no mezcla, me supuso un gran esfuerzo. Por un lado, la novela negra debe ofrecer, entre otras claves, una verosimilitud creíble; por otro lado, la fantástica anula esa verosimilitud; y por otro más, la histórica… Eso sí que fue un reto para mí, porque ¿qué conocimientos tenía sobre historia? Pues los normales en una persona sin formación académica específica. Pero Internet nos da mucha más información de lo que se puede asimilar, así que el verdadero reto fue el de seleccionar episodios históricos y desarrollarlos al servicio de la narración.

De Un hombre sin prisas solamente espero que el lector sea indulgente con esta unión de géneros y que, al menos, aprecie mi esfuerzo por elaborar una novela que, para mí, ha significado mucho en mi actividad como escritor.

Que la disfrutéis”.