Etiquetas

, , , ,

Llega la obra necesaria que analiza al dedillo nuestras costumbres, que radiografía nuestras costas y que ofrece respuestas concretas a muchas preguntas que suscita la llegada del verano. A modo de ejemplo, ¿qué haremos cuando lleguemos a los 100 millones de turistas? Pues eso.

portada de polvo-paella-paseo-priva-Enrique Garrido Ediciones LacreEnrique Garrido Jiménez se propuso analizar el mundo del verano en España y sus distintos submundos. Playa, paella, polvo, paseo y priva es la respuesta definitiva a todas las dudas que suscita un mundo tan completo como el verano y sus turistas.

Y se sirve de distintas micronovelas para dar respuesta a cuestiones tan trascendentales como:

  • ¿Son las playas esos antros al aire libre de vicio, drogadicción… y malas costumbres? ¿Deberían prohibirlas, ahora que, parece, hay voluntad de meter a las masas en cintura?
  • ¿Qué fue de las suecas, del typical-spanish, del macho ibérico, de los pantalones de pinzas y del garrafón? ¿Quedan aún reductos donde se han preservado estas esencias patrias o todo es Europa, diseño y modernidad?
  • ¿Hacia dónde marcha el “Mundo de la Playa”? ¿Qué nuevas tendencias, modas y costumbres se pergeñan en ayuntamientos, círculos de empresarios y terrazas de bares?

Micronovelas, decíamos, que pretenden demostrar, con mucho humor mediante, que detrás de la fiesta, de las tetas y de las copas hay vida racional en la costa: personas que, como tú y como yo, trabajan, sufren, dudan, se duchan, defecan, se aburren, disfrutan en cuanto se les presenta la ocasión… ¡Y hasta piensan!

Una novela definitiva que deja el Lado Oscuro de la Playa… ¡al descubierto! El que quita la parte de debajo de los bañadores y muestra, sin tapujos, las vergüenzas.

Ideal para leerla este verano, de manera reposada y bajo una tumbona, a esas horas en que el sol es un infierno que se desparrama sobre cualquier playa española, o bien en tu sillón favorito, cual tumbona imaginaria, y pensando en esas estrellas de cine, piratas, cadáveres en la plata, pelotazos varios, drogas de diseño, luchas por el poder, turistas, borrachos… En definitiva, esa España veraniega tan nuestra.