Etiquetas

, , , , ,

Hace unos días te hicimos partícipe de una nueva novela de Francisco Barreiro, Como Dios manda, un alegato a la importancia de las relaciones en un mundo deshumanizado y desnortado por culpa del mal uso de la tecnología. Le hemos pedido que profundizara un poco más en esta teoría que defiende en su nueva novela, y lo ha hecho con estas curiosidades que te animamos a leer. Porque te sorprenderán. No te decimos más.

“Pocos dudan de que el ser humano es un animal que necesita relacionarse, porque forma parte de su esencia. Las nuevas tecnologías parece que atacan de manera directa esta necesidad, y en la medida que lo permitamos pagaremos las consecuencias.

Francisco Barreiro

Francisco Barreiro, autor de ‘Como Dios manda’.

Y si las relaciones son necesarias, ¡que diremos de las buenas relaciones! Porque este mundo moderno centra el interés en el hedonismo, el yo antes que nada y por encima de todos. Eso es el enemigo número uno de las relaciones, que debieran de llevarnos a pensar en el otro. Y no estoy pensando solo en las relaciones que se refieren a la familia o a los amigos, sino en todas las relaciones.

Desde la perspectiva cristiana, el ser humano necesita relacionarse: Con la naturaleza, con los demás, con Dios y consigo mismo. Y ninguna de ellas es fácil. Pero podemos encontrar en la vida ejemplos de grandes hombres y mujeres que nos alientan a alcanzar la meta de la excelencia también en las relaciones. Pensando en eso, y con un poco de recuerdo de mi propia vida y algunas experiencias, he buscado en el libro de los libros, La Biblia, alguno de esos ejemplos.

Portada-Como-Dios-manda-Francisco-Barreiro-Ediciones-LacreSé que para alguno es un campo refractario, pero les animo a considerar el hecho de que de este libro han emanado todas las bases éticas y morales del mundo y se reflejan de manera directa en la mayoría de las Constituciones de los países del mundo. También sé que en nombre de este libro se han hecho y se siguen haciendo barbaridades, pero eso es producto de aquellos que lo usan para su propio beneficio, algo totalmente opuesto a lo que contienen todas sus páginas. No tengo duda alguna de que es la raíz, y sí lo es porque no vamos a la raíz para investigar sobre algo tan importante, como saber entendernos y llevarnos bien.

Escogí seis maestros en seis grandes áreas. Hay muchos más, pero es solo una muestra que nos puede ayudar a mejorar. Y después no pude resistirme al Maestro, a Jesús, que destaca en todo, pero de manera especial en la comunicación, seguramente el aspecto más importante en las relaciones.

Estoy seguro que creyentes y no creyentes pueden beneficiarse al tratar de imitar la forma de relacionarse de todos ellos”.