Etiquetas

, , ,

Las relaciones. Ya sean humanas o sociales, son fundamentales para todo aquello que una persona se proponga: conocer gente, cerrar un negocio, encontrar pareja… El personaje de esta novela lo sabía, y gracias a ella consiguió ser lo que ansiaba. Pero, por encima de todo, supo que las relaciones no son nada si se deja de lado una faceta esencia del ser humano. Esas cosas que nos hace ser Como Dios manda.

Portada-Como-Dios-manda-Francisco-Barreiro-Ediciones-LacreEsta es la tercera obra de Francisco Barreiro. En las dos anteriores –El lagar y el arado y En los valles de Harán– escogió la novela histórica para contar dos historias impregnadas de un poso religioso -una de sus grandes pasiones-. Historias con personajes que te trasladan a otras épocas para hacerte partícipe de algunos de los momentos más importantes de la historia de la humanidad.

En esta ocasión ha preferido recurrir a un tema más actual y ultrajado: las relaciones sociales. Relaciones que quedan casi en segundo plano desplazadas por la tecnología, que vuelve al ser egoísta e individualista. Por eso, Francisco Barreiro utiliza el vehículo que es esta novela para mostraros la vida de una persona que creció como persona tanto humana como profesionalmente gracias a los lazos que estableció con unos y con otros, ya fueran pequeños comercios o multinacionales los clientes a tratar. Aunque la moraleja principal que nos proporciona esta obra es la importancia, más allá de las relaciones sociales, de los valores humanos; su papel indiscutible como vertebradores de nuestra personalidad y de las relaciones que establecemos con nuestros prójimos. Valores los de los personajes de esta novela que te pueden ayudar a ser mejor persona. A ser una persona Como Dios manda.