Etiquetas

, , , , , ,

Hay títulos que engañan y que esconden más de lo que sugieren. Carlos Miranda Osset te propone unas mariposas en el espacio. Philip K. Dick sostenía que los androides soñaban con ovejas eléctricas. ¿Pueden llegar entonces las mariposas al espacio? Si lo entiendes como un mar, un mar inmenso y gigante, sí. Y eso es lo que te propone en Hay mariposas en el espacio, un viaje que deja mucho más de lo que cuenta.

Hay mariposas en el espacio Carlos Miranda Osset Ediciones LacreCarlos Miranda Osset es piloto de la Marina Mercante española. Conoce el percal, el paño del que están hechas las cosas en medio del mar. Lo ha tratado, y eso le permite hablar con él, y a su vez contarte cómo está; porque padece, y mucho, mientras no se mueve ni un dedo por curar su enfermedad. ¿Qué enfermedad? Un cúmulo de todo y la nada como respuesta. Porque el mar se muere, y ése es el punto de partida que utiliza para narrar una historia que podría ser parecida a la suya -sólo parecida-… Hasta que te obliga a sumergirte en un mundo onírico, de realidades paralelas al nuestro. Un mundo donde Philip K. Dick o H.G. Wells dejan su impronta para introducirte en una trama donde coexisten dos especies que luchan por intereses distintos.

Simón, pues así se llama el protagonista de Hay mariposas en el espacio, aceptará un encargo engañoso para salvar a la especie descendiente de los neandertales, desprovista de cualquier instinto ligado a la violencia y a la autodestrucción, que sí está presente en la otra raza, la de los cromañones. Una lucha fratricida en la que la naturaleza tiene mucho que contar.

¿Absurdo? ¿Incomprensible? Cada página rezuma sentimientos, y pronto te sentirás identificado con Simón, con su manera de entender la vida, la de un navegante solitario que únicamente entiende el presente como camino para alcanzar la felicidad. Lo que experimentarás al acabar la novela. Cuenta con ello.